aleines 1

Invitación

AYUNO Y ORACIÓN

9-20 julio 2021

En las tumbas de los misioneros


Éste es el ayuno que yo escogí: para desatar las cadenas de la injusticia, para deshacer los lazos del yugo, para dejar libres a los oprimidos, y romper todo yugo.

(Isaías 58,6)


Queridas hermanas y hermanos, paz y bien.

El ayuno nos ayuda a crecer en la virtud, para que -por la gracia de Dios- podamos vencer el pecado, incluso los más modernos, como el cambio climático. Con el espíritu misionero de Alejandro e Inés, nos unimos a la oración y al ayuno de Jesús que busca instaurar el Reino de Dios: la justicia, la paz y el cuidado de la creación.

 

Oración y ayuno...

Por quienes están sufriendo por el COVID 19.

Por los empobrecidos y por las personas que sufren a causa de la violencia y la depredación en la Amazonía del Ecuador.

Por las comunidades que sufren por el derrame de petróleo.

Por la demanda de las nueve niñas que denuncian la contaminación por los mecheros de la muerte, y para se dé solución urgente a la crisis del cambio climático.

Por los defensores de los derechos sociales y ambientales, que son perseguidos.

Por la gracia de crecer en la virtud, que nos ayuda a ser mejores cuidadores de la creación.

Por el pedido del papa Francisco para que realicemos la Nueva Evangelización desde la encarnación del Evangelio.

Por la Iglesia, que pueda utilizar su voz profética para ayudar a resolver los problemas socio ambientales que enfrentamos.

 

LUGAR: En la Catedral de Coca

FECHA: desde el 9 al 20 de julio

HORARIO: Adoración de 09:00–12:00. Oración 15:00–18:00.

Pueden unirse los días que puedan, desde el lugar que se encuentren.


Francisco de Asís, patrono de la ecología y los que construyen la paz, ayunaba y hacía oración.

De la corporalidad de la oración forma también parte el ayuno, respecto al cual Francisco se inspira sencillamente en el Evangelio y en el ejemplo de Jesús, que ayunó durante cuarenta días en el desierto. Como se deduce de una instrucción a sus hermanos (2 Cel 95), Francisco piensa que Jesús se retiró voluntariamente al desierto como a una cárcel. Esto podría explicar también el nombre de «Le Carceri» dado al eremitorio de las cercanías de Asís. En cualquier caso, Francisco imitó el ayuno de Jesús. «Impulsado por su singular devoción a Cristo, desde la fiesta de la Epifanía se apartaba a lugares solitarios durante cuarenta días continuos, en recuerdo del tiempo que Cristo estuvo retirado en el desierto, y, encerrado en una celda, observaba la mayor estrechez que le permitían sus fuerzas en el comer y el beber, entregándose sin interrupción al ayuno, a la oración y a las alabanzas divinas» (LM 9,2a). (Cf 1 R 3; 2 R 3). Francisco sigue con ello la palabra evangélica: «Dice el Señor: Esta ralea de demonios no puede salir más que a fuerza de ayuno y oración (cf. Mc 8,28)» (1 R 3,l).

Francisco de Asís nos invita a «TENER LA PALABRA DE DIOS EN EL CORAZÓN Y EL CORAZÓN VUELTO A DIOS»

 

Oración

"Señor, mira hacia nosotros y escucha nuestra oración.

Por la penitencia y buenas obras que inspiras, ayúdanos a disciplinar a nuestros apetitos y a ser renovados en espíritu. De manera que podemos ser mejores administradores de la creación, ayúdanos a vivir sencillamente incluso cuando nuestros deseos sean grandes. Y ayúdanos a amar mucho, incluso cuando no seamos amados.

Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos".

(Adaptado del Oficio Divino.)

 

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012