aleines 1

Mi corazón se sentía atenazado por el futuro incierto de los Huaoranis.

Quisiera descubrir con los Huaorani y a su ritmo al Dios que les acompaña en su historia.

Y llegué a pensar que es hermoso compartir incluso el calor del cuerpo con el pobre.

Dichosos los misioneros que tengan la piel tan curtida que puedan aguantar el trato de la selva tropical.

Cada vez que sale la figura de Jesús, les repito: Este es Jesús y su Madre es María.

Me dedico a ratos a ser niño entre los niños y comediante entre los grandes.

Desde mis primeros años de infancia abrigaba la ilusión de morir en campos de misión indígena. (Hna. Inés)

Me preocupa una idea: ¿Cómo se podría organizar una misión entre los Huaoranis?

Nunca como entre los Huaorani me he sentido vivamente seguidor de Francisco.

Mi alegría sería inmensa si el Espíritu Santo se dignase escogerme para misionero.

Le pediré a la Virgen me conceda la gracia de ser mártir, dando toda mi sangre apor Jesús, por María y por las almas.

Si muero, me voy feliz ojalá nadie sepa nada de mí. (Hna. Inés)

En ningún momento hemos de iusar medios violentos con los huaorani.

Temí ser rechazado por la cultura y costumbres Huaorani si me manifestaba demasiado rígido; por eso juzgué un deber manifestarme y coimportarme con toda naturalidad, igual que ellos, aceptando todo, excepto el pecado.

La Misa de estos días ha sido un gran consuelo para ellos y para mí: Cristo, un día como hoy, irrumpió en la historia de la humanidad. ¡Ojalá hoy irrumpa en la historia del pueblo huaorani , comenzando el año primero de su historia cristiana, hasta llegar a su plenitud en Cristo, hecho hombre para salvarlos a todos.

A media noche, por la madrugada y al amanecer cantaron una especie de letanías. También me invitaron a cantar e intenté aprovechar cada oportunidad para hacer de mi canto una oración.

Otra de mis preocupaciones: ¿Cómo dar a entender con el mensaje de la palabra la Buena Noticia, cuando desconozco completamente su lengua? El Crucifijo colgado de mi cuello ha sido una de los medios.

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012