Celebrando 29 años de la entrega martirial de

ALEJANDRO E INÉS

1987-2016

 

El 21 de julio de 1987 se conoció la terrible noticia de que un obispo capuchino y una religiosa terciaria capuchina habían muerto alanceados por un grupo de “no contactados en aislamiento voluntario” de la Amazonía ecuatoriana. La noticia recorrió el mundo, porque Monseñor Alejandro Labaka (de Beizama, Guipúzcoa, España) y el hermana Inés Arango (de Antioquia, Colombia), habían muerto (con 67 y 50 años, respectivamente) “con sentido de martirio” dando la vida por los pueblos que viven amenazados en su hábitat, estilo de vida y condiciones de desarrollo, a su estilo.

Han pasado 29 años de esa noticia, y cada 21 de julio seguimos recordando a estos dos “mártires” reconocidos por la Iglesia a través del Papa Benedicto XVI, de diversas maneras. Debemos hablar de la “Caminata o peregrinación” de 12 días desde Quito hasta la tumba de nuestros misioneros en la Catedral del Coca. También hay otro grupo de peregrinos desde el Helipuerto (Tiputini, Km 50 vida Aucas) que fue el lugar de partida para su último viaje vivos. Cada mes, los misioneros y misioneras del Vicariato de Aguarico nos reunimos para evaluar nuestra acción y nuestros objetivos, y para animarnos a “arriesgar la vida por el Evangelio”, con sentido profético, misionero, ecológico, inculturado, sencillo y misericordioso.

Pero no podemos olvidar que Alejandro e Inés nos motivan a desarrollar una profunda espiritualidad misionera, un compromiso afectivo y efectivo con los diversos pueblos y culturas amazónicas, una creatividad alegre y significativa ante los nuevos desafíos misioneros… y nos sigue animando a valorar las “semillas del Verbo” que existen ya en culturas diversas y diferentes a las nuestras. Porque es cierto lo que nos dice Jesús, que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, no da fruto; y quien pierde la vida por mí y por mi causa, ése la ganará (cfr. Jn 12,24-25).

Entendemos que la misión es riesgo y es entrega; es la alegría de la evangelización y el compromiso por la justicia; es el martirio y la constancia incansable; es defender la vida de los demás y entregar la propia; es la defensa del ecosistema y la biodiversidad, y la protesta por el extractivismo consumista y destructor; es misión y fraternidad; es seguir a Jesús de Nazaret y aprender de Alejandro e Inés.

Así, como la Tumba de nuestros mártires nos reúne en la Catedral para celebrar y orar, junto con toda la Iglesia del Aguarico, también en el Helipuerto nos encontramos con el compromiso por la defensa de la vida; pero cada día y en cada lugar estamos llamados a ser próximos a los waoranis, tagaeri, taromenai, secoyas, cofanes, naporunas, mestizos… indígenas, colonos o petroleros, campesinos o urbanos… para que la sangre de Alejandro e Inés, regada en la selva ecuatoriana, produzca vida nueva en esta tierra, entre estos pueblos, con esta gente… y con cada misionero y misionera que se tome en serio la frase de Alejandro Labaka: “si no vamos nosotros, los matan a ellos”.

JESÚS GARCÍA

 

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012