ALEJANDRO y LAS OBRAS DE MISERICORDIA

¿Cuáles son las obras de misericordia?

Hay catorce obras de misericordia: siete corporales y siete espirituales.

Obras de misericordia corporales:

1) Visitar a los enfermos

2) Dar de comer al hambriento

3) Dar de beber al sediento

4) Dar posada al peregrino

5) Vestir al desnudo

6) Visitar a los presos

7) Enterrar a los difuntos

Obras de misericordia espirituales:

1) Enseñar al que no sabe

2) Dar buen consejo al que lo necesita

3) Corregir al que se equivoca

4) Perdonar al que nos ofende

5) Consolar al triste

6) Sufrir con paciencia los defectos del prójimo

7) Rezar a Dios por los vivos y por los difuntos.

 

El ejemplo de ALEJANDRO

Estamos en el año de la misericordia. Y tenemos que concretar nuestras actitudes misericordiosas con el prójimo. Alejandro ejercitó estas obras de misericordia especialmente con los Huaorani. Los visitó, les llevó alimentos y vestidos. Los acogió amigablemente cuando fueron a visitarle. Perdonó impertinencias y amenazas de algunos de ellos. Y especialmente sufrió con paciencia las costumbres nuevas para él, largas horas de diálogo y más de escucha.

Aquí está su testimonio: "Por la tarde me dedico a mis tareas de hacer leña y traer agua para los tres fogones de la casa. Y, como siempre, estoy sudando a mares… Terminadas estas tareas, me fui a bañar acompañado de Nampahuoe. El anciano Nampahuaoe no se bañó, pero tomamos juntos durante un rato el sol; charlamos otro rato a la sombra y regresamos a casa. Me habían cambiado la pantaloneta, ya que Huimana la consideró demasiado elegante para un pobre capuchino. Ante toda la asamblea me pidió que se la regalara. Y como puse de pretexto que no tenía otra prenda, me sacó un calzoncillo sucio y roto e hicimos el trueque". (Crónica Huaorani)

Podemos asegurar que la vida de nuestro misionero desde que contactó con los Huaorani fue un ejercicio pleno de inculturación, de convivencia con ellos. Y todo con actitudes generosas de misericordia. Siempre habló bien de ellos. Se gastó y se desgastó físicamente en sus correrías misioneras. Y el acto heroico final de arriesgar su vida por los tagaeri fue la culminación de una vida totalmente entregada a los demás con un corazón generoso y misericordioso.

 

 

 

 

 

 

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012